PASCUA – historia de los huevos de Pascua y que consejos saludables

April 8, 2017

Como nutricionista, no estoy de acuerdo comenzar explicando la gran cantidad de calorías y grasas que contiene el chocolate, ni tampoco estar haciendo comparaciones y detallar todas las maratones que tendríamos que correr para quemas las calorías que nos aporta. Lo único que lograría es generarles culpa, al comer un simple huevo de pascua.

Quiero desmitificar al chocolate y a los huevos de Pascua. El mensaje que siempre les voy a dar, es que lo rico hay que comerlo! Comerlo con culpa no sirve, hay que comerlo con placer y disfrutarlo.

Pero también es bueno saber que comer, que es lo mejor y como comerlo. Ahí esta el secreto, ¨somos lo que comemos¨ y si nos queremos lo suficiente, tenemos que cuidar nuestro cuerpo y alimentarnos, con lo mejor.

Voy enseñarles y ayudarles a comer bien, a disfrutar y a elegir lo mejor para alimentar a nuestro organismo.

Tips de Pascua para elegir huevos:

  • El chocolate oscuro y más puro (65-70% de cacao) es rico en flavonoides y antioxidantes beneficiosos para la salud cardiovascular. Por eso tenemos que elegir los huevos de pascua preparados con este tipo de chocolate. El chocolate con leche tiene el agregado de manteca de cacao, que no es saludable porque aporta gran cantidad de grasas de origen animal y trans. Ni hablar del chocolate blanco, que en realidad “no es chocolate” porque no tiene cacao, esta preparado a base de manteca de cacao. Evitemos estas últimas opciones.

  • Las decoraciones de muchos huevos tienen glasé, ese azúcar endurecido que se usa para unir las dos mitades y hacer las flores típicas de la decoración. Este glasé es azúcar pura, podría evitarse porque no aporta ningún beneficio nutricional y solo suma calorías. Elijan un huevo con decoración del mismo chocolate oscuro o simplemente intenten no comer el glasé.

  • En la cantidad también esta el secreto, no es necesario comer un huevo de medio kilo o comer chocolate hasta hartarnos, para darnos este gusto. Seamos moderados con la cantidad.

En definitiva, lo bueno siempre viene en frasco chico! En esta Pascua, modifiquemos un hábito: comamos un huevo chico, de la mejor chocolate que consigamos (a veces es más costoso, claro; pero si es para nuestro cuerpo, es una inversión!)

Más allá de lo nutricional, existe una historia de siglos que nos ha dejado esta hermosa tradición de celebrar con chocolate. ¿Quieren conocerla?

“…De acuerdo a la concepción cristiana, durante la Semana Santa se evoca la pasión, muerte y resurrección de Cristo. Es el momento más sobresaliente del calendario litúrgico. 

El verdadero origen de la Pascua se remonta al año 1513 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió su éxodo desde Egipto, hacia la Tierra Prometida. Se celebraba cada año, como recordatorio de la liberación del pueblo hebreo.

En la víspera del primer día, se comían hierbas amargas mojadas en vinagre, para recordar la tristeza de la servidumbre. Y se narraban en tono cadencioso cánticos que hacían alusión a las diez plagas de Egipto. 

El cordero de Pascua era escogido por cada familia. Con el tiempo, la ceremonia de inmolación fue llevada a cabo por la clase sacerdotal. El animal debía ser un macho cabrio, sano y de un año de edad. Se inmolaba al finalizar el día; y por la noche se comía con lechugas amargas. No estaba permitido romper sus huesos, ni dejar restos de carne. Por esta razón, los israelitas se reunían en grupos, para cumplir con las prescripciones de orden sagrado. Durante los siete días posteriores al 14 de Nisán (mes del calendario israelita correspondiente a marzo – abril del calendario español), el pueblo hebreo sólo comía pan sin levadura (no fermentado), al que llamaban “ázimo” o “pan de aflicción”.

Por su parte, para los cristianos, la Pascua es la fiesta instruida en memoria de la resurrección de Cristo.

Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, una de las conmemoraciones más importantes para la cristianidad. Muchos fieles van a misa con ramos de olivo -símbolo del recibimiento de Cristo en Jerusalén- para que sean bendecidos.

En esta semana se recuerda la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Con el Domingo de Ramos se evocó la entrada de Cristo en Jerusalén. Según la fe católica, el pueblo judío le dio la bienvenida agitando ramos de olivo.

A partir del jueves próximo -día que se conmemora la Ultima Cena- la liturgia religiosa adquiere mayor importancia. El viernes santo se evoca el tormento de Cristo en su marcha hacia el Calvario y el domingo, con la Pascua de Resurrección, se festejará el paso de la muerte a la vida del Hijo de Dios.

La Pascua constituye el fundamento sobre el cual se asienta y gira toda la vida del cristianismo. Es festejada por 1200 millones de fieles en todo el mundo y el Papa da la bendición en una misa urbi et orbi desde la Basílica de San Pedro.

Las tradiciones en esta fiesta han ido variando con el correr de los siglos hasta llegar a convertirse, para la gran mayoría de la gente, en una semana donde no se trabaja y se comen los famosos huevos de Pascua. De hecho, el Domingo Santo es uno de los dos días del año en el que se consume más chocolates (el otro es la Navidad). 

Desde los comienzos de la humanidad, el huevo fue sinónimo de fertilidad, esperanza y renacimiento. El huevo adiquirió importancia dentro de la mitología egipcia cuando el Ave Fénix se quemó en su nido y volvió a renacer más tarde a partir del huevo que lo había creado en un principio. También los hindúes sostenían que el mundo había nacido de un huevo.

Los huevos de pascua en la antigüedad eran de gallina y de pato, y en la Edad Media les eran regalados a los chicos durante las celebraciones. Al tiempo, los cristianos comenzaron a obsequiarse huevos durante la Semana Santa con regalos y al principio el siglo 19, en Alemania, Italia y Francia, aparecieron los primeros huevos hechos con chocolate con pequeños regalos adentro.

En cuanto a la decoración, los huevos de pascua siempre han representado un desafío para los reposteros. Pero las diversas culturas fueron decorando de manera diferente  los huevos. En sus comienzos, eran pintados a mano con colores estridentes que representaban la luz del sol. Los huevos se hacían uno a uno con un molde prefabricado, lo que dificultaba mucho su elaboración masiva. Los colores estridentes fueron apareciendo con las grandes producciones de huevos, por los años 20 y 30 del siglo pasado.

Otros registros históricos mencionan que los orígenes de la Pascua Florida (en ingles “Easter”) se remontan a la fiesta primaveral en honor a la diosa teutónica de la luz y la primavera, conocida como “Easter”. (The Westminster Dictionary of the Bible).

La primavera era una época sagrada para los adoradores fenicios del sexo. Los símbolos de la diosa de la fertilidad; “Astarté” o “Istar” eran el huevo y la liebre. En algunas estatuas se la representa con los órganos sexuales toscamente exagerados, mientras que en otras figuras aparece con un huevo en la mano y un conejo a su diestra…”

[María Franco, Fábrica de Huevos de Pascua, Buenos Aires, Argentina. http://www.huevosdepascua.com.ar]

 

María Fernanda Cusa

Lic. en Nutrición

MN 2300   MP 2604

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

February 12, 2019

February 12, 2019

November 11, 2018

March 26, 2018