Semillas y raw food: cómo hacer la limpieza y la activación. Receta de leches vegetales

December 8, 2016

Cada una contiene todos los nutrientes y las enzimas necesarias para producir una planta viva, pero permanece latente hasta que las condiciones para la germinación son las adecuadas. Justamente, el ácido que permite esto se considera un “anti-nutriente” porque bloquea la absorción de minerales en el cuerpo. Cómo “despertar” las semillas y dos recetas para poner en práctica.

Cada semilla individual contiene todos los nutrientes y las enzimas necesarias para producir una planta viva, pero permanece latente hasta que las condiciones para la germinación son las adecuadas. Lo que evita que las semillas de las plantas germinen es algo llamado ácido fítico, un compuesto que inhibe la fitasa, una enzima implicada en el proceso de germinación. El ácido fítico no sólo evita que las semillas germinen, sino que también ayuda a protegerlos de los depredadores. Sus inhibidores de enzimas bloquean la actividad de las enzimas digestivas, para que las semillas permanezcan intactas a medida que pasan a través del sistema digestivo de los animales que los comen.

El ácido fítico se considera un anti-nutrientes porque se une a minerales como magnesio, calcio, zinc, cobre y hierro en los intestinos, bloqueando su absorción y su realización del cuerpo. Rumiantes (vacas, bisontes, ovejas, ciervos, etc.) son los únicos animales que poseen fitasa, lo que les permite digerir el ácido fítico que se encuentra en las hierbas de los cereales que consumen.

En los humanos, el consumo de ácido fítico puede conducir a problemas digestivos, inflamación, gases, deficiencias de minerales y toda una serie de enfermedades asociadas. Las investigaciones relacionaron el consumo de ácido fítico a la anemia, pérdida de masa ósea, caries dental, depresión, alteraciones de la inmunidad y la inflamación.

Entonces, ¿cómo podemos consumir con seguridad alimentos que contienen ácido fítico? Es bastante simple: consiste en “despertar” las semillas. Es un procedimiento muy común en horticultura, a fin de acelerar el desarrollo de la siembra, y solo requiere varias horas de remojo en agua. En este período, la semilla absorbe agua y pone en marcha diversos procesos (cascadas enzimáticas): inactivan antinutrientes (como el ácido fítico), predigieren nutrientes (desdoblamientos) e incrementan su contenido nutricio (síntesis vitamínica y enzimática).

Además, así se eliminan eventuales restos de hongos y micotoxinas que hayan resistido el lavado previo. Y, al remojar semillas, granos y cereales, hace también que se incremente el nivel de nutrientes que dichos alimentos poseen hasta por 20 veces más. En pocas palabras, el dejar remojar un alimento nos va permitir obtener una mayor cantidad de nutrientes.

Cómo hacer la limpieza y la activación

* Para activar semillas y frutos secos (preferentemente orgánicos), solo necesitamos un frasco de vidrio o recipiente de cerámica limpio; el plástico no es aconsejado por higiene (estructura porosa) y porque pueden migrar compuestos al agua.
* Realizar el adecuado lavado de las semillas, remojándolas 20 minutos en agua limpia (agua filtrada o mineral) a la cual adicionamos un par de cucharadas de agua oxigenada (usar al menos la de 10 Vol. que se consigue en farmacias) por litro o bicarbonato de sodio 1 cucharada. Luego de ese período, enjuagar muy bien con abundante agua.
* Introducir en el recipiente escogido las semillas (previamente seleccionadas y enjuagadas) completando con agua de buena calidad (mineral o filtrada). Una forma de darnos idea de que tanta cantidad de agua debemos utilizar, es completar con la suficiente agua que podamos notar que el alimento queda sumergido con un mínimo de 3 cm de profundidad.
* Dejar remojar (activación) entre 8 a 12 horas, el tiempo varía según la dureza de la semilla, esto permitirá que una buena parte del anti-nutriente se degrade. Lo ideal, es dejar remojar toda la noche. Es muy importante usar agua de buena calidad, mineral o purificada en lo posible.
* Pasado este tiempo, eliminar el agua de remojo (excelente para regar las plantas) y enjuagar las semillas con agua limpia ayudándonos con colador de mano. Las semillas ya están listas para ser utilizadas inmediatamente.

 

RECETA BÁSICA DE LECHES VEGETALES
Ingredientes
Esta receta básica sirve para almendras, nueces, semillas de zapallo o calabaza, sésamo integral, cáñamo (siempre activadas) 1 taza (antes del remojo)
Agua mineral o filtrada (agua de muy buena calidad), 3 Tazas
Sal del Himalaya, Sal Marina o Céltica, pizca
Endulzantes a gusto: vaina de vainilla natural (media), chorro de vainilla natural “el castillo”, miel de caña de muy buena calidad o dátiles sin carozo (activados), azúcar integral orgánica o mascabo, stevia o lo que cada uno pueda utilizar por su salud.

Preparación
* Para remojar (activar) cualquier semilla, hay que lavar las mismas muy bien y dejarlas en agua (remojo) entre 6, 8 y 12 horas, depende del tamaño de la semilla. Por ejemplo, las almendras se pueden dejar toda la noche.
El agua se descarta, se enjuagan muy bien y están listas para usar.
* Una vez bien limpias, colocar las almendras escurridas en la licuadora junto con las 3 tazas de agua mineral.
Licuar por 3 minutos aproximadamente (según la velocidad de la licuadora que tengan) hasta que la leche este de color blanco uniforme.
* Luego, colamos la leche usando: colador de tela, maya, bolsitas para leches vegetales, podemos hacer en casa con alguna tela de algodón fina, también podemos usar un colador de tela para café.
* Lo que queda de la pasta de almendras no se tira, se reserva en la heladera para realizar un queso de almendras.
Regresamos el resultado de la leche de almendras a la licuadora (previamente enjuagada) y agregamos el endulzante a gusto, la vainilla natural, pizca de sal.
* Volvemos a licuar nuevamente unos minutos y lista la leche… Servimos!
** Si desean guardarla, deben hacer el procedimiento de las almendras y el agua. La leche sola se debe consumir máximo al día siguiente, conservándola siempre en heladera. Recuerden que no tiene aditivos ni conservantes. En el momento que se utilice para consumo, recién ahí se le agrega los endulzantes, la pizca de sal, también se puede agregar unas cucharadas de algarroba o cacao amargo, maca o banana para enriquecerla.
** Importante: para hacer 1 vaso individual de leche utilicen 1 vaso de agua mineral o filtrada por unas 10 o 12 almendras activadas (según tamaño). En realidad va en gusto la cantidad de almendras, si la queremos más fuerte (cremosa) o más suave (liviana), le pondremos más almendras o a la inversa.

RECETA DEL QUESO DE ALMENDRAS
Ingredientes
Resultante de la leche de almendras
Sal Marina o Sal del Himalaya, pizca
Pimienta fresca recién molida a gusto
Ajo en Polvo, 1 Cdita (a gusto)
Cebolla en polvo, 1 Cdita (a gusto)
Levadura nutricional en copos, 2 Cdas.
Orégano, pizca (a gusto)
Aceite cantidad necesaria (utilizar un buen aceite de Girasol Primer Prensa en Frío o Aceite de Oliva Orgánico Extra Virgen Primer Prensa en Frío)

Preparación
* En el robot de cocina (licuadora, minipimer o procesador de alimentos) procesar la pasta de almendras junto con el resto de los ingredientes.
* Mezclar hasta lograr la textura cremosa deseada.
* Pueden agregarle perejil picado, ciboulette, cebollita de verdeo… lo que gusten! A disfrutar!
* Reservar en heladera.

** Este queso se puede untar en panes integrales (alimentación de transición) queda muy bien la combinación con gajos de manzanas rojas orgánicas (alimentación viva), también para relleno de tomates redondos orgánicos o tomates cherry, por ejemplo.

Fuente: Espacio del Sol, formación en gastronomía naturista (basada en cocina viva & vegana).

 

María Fernanda Cusa

Lic. en Nutrición

MN 2300 MP 2604

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

February 12, 2019

February 12, 2019

November 11, 2018

March 26, 2018