HOT CROSS BUNS - Una tradición de Pascua

 

Hot Cross Buns (Panecillos de pascuas) 

 

 

A pesar que la tradición relaciona el consumo de los panecillos de pascua con la pastelería británica, su origen se remonta a la época de los griegos. Los antiguos griegos solían preparar el rudimento de estos panecillos para los festivales o celebraciones de primavera. Con respecto a la forma y la cruz que llevan encima, algunas fuentes históricas afirman que los griegos también utilizaban esa forma de decoración. Sin embargo, se hicieron populares en el Reino Unido durante el reinado de los Tudor; época en la que eran un pan de celebración pascual, en especial durante los Viernes Santos. 

 

La casa de los Tudor, es la familia real que gobernó Inglaterra desde 1485 hasta 1603. A partir de su reinado se unieron las casas reales de York con la de Lancaster, luego de finalizada la guerra civil; hecho que signó su poderío en la región y les permitió mantenerse por varios siglos. Durante todo su reinado, la casa de los Tudor se caracterizó por ser una familia real controvertida y famosa… belicosos y exuberantes, se convirtieron en el símbolo inglés del renacimiento. 

 

Entre su exuberancia y autoritarismo, muy relacionado al Antiguo Régimen europeo, se adoptó una medida vinculada a la pastelería de singulares características. Durante el reinado de Isabel I, en 1592 se prohibió la venta de estos panecillos; se cree que fue una medida en contra de la iglesia y sus tradiciones. La corona sólo permitía venderlos los Viernes Santos, en Navidad y para los funerales de familias reconocidas de la sociedad de la época. La veda regía con tanta fuerza, que todo panificado de este tipo que fuese producido y vendido fuera de la época permitida, era inmediatamente decomisado. 

 

Como toda prohibición arbitraria, inmediatamente la sociedad crea una contravención para continuar con sus usos y costumbres. La etimología de la palabra “Bun” (buey en español) es de origen griego, y se cree que su utilizó en la designación de esta preparación, para hacer referencia a la similitud con las astas de un buey en la preparación final. La palabra “cross”, no es más que cruz en inglés, y simboliza la cruz que puede verse en el panecillo terminado. Justamente, la cruz, es lo que vincula al panecillo con la religión, la cruz de Cristo y la época pascual. 

 

Ahora bien, ¿Cómo llegamos desde la prohibición de los Tudor hasta el Hot Cross Bun? La veda de venta permitía la producción de estos panes sólo durante las épocas pascuales. Es por ello que, se aprovechaba la pascua para su preparación. Esta costumbre se acentuaba teniendo en cuenta la creencia popular que el pan horneado el mismo día de Viernes Santo podía ser endurecido en el horno y conservado todo el año para proteger el hogar. Estaban, además, los marineros, que solían llevar raciones de este pan en sus viajes para evitar naufragios. También se creía que si se enterraba uno de estos panes hecho en Viernes Santo bajo un montón de maíz se protegía la cosecha de las ratas, ratones y gorgojos. 

 

En la cultura de la época también se creía que desmigajado y mezclado con agua, podía utilizarse como medicina, aplicada a dolencias menores. Hay incluso quien piensa que si los ingredientes se mezclan, amasan y hornean el mismo día de Viernes Santo, estos panes nunca enmohecen. 

 

Prohibición de venta o no, estos panes pascuales han sido populares desde siglos. El capricho del poder, una vez más ha sido doblegado por la voluntad popular. La tradición y la cultura de transmisión generacional pudieron dar por tierra con una decisión despótica y permitir al pueblo británico disfrutar de estas delicias, que hoy en día son populares a nivel mundial. Una vez más, la gastronomía (en particular la pastelería), ha sido el instrumento de comunicación y vínculo del pueblo, generación tras generación. 

 

Hot Cross Buns 

Rinde 24 panes 

 

Ingredientes 

Harina común 4 ½ tazas (500 g). 

Leche tibia 1 taza (250 ml). 

Huevos 2. 

Manteca a temperatura ambiente 55 g. 

Azúcar 3 cdas (50 g). 

Levadura fresca 20 g. 

Sal 1/4 cdta. 

Canela 1/2 cdta. 

Clavo de olor 1/4 cdta. 

Nuez moscada 1/4 cdta. 

Ralladura de 1 limón. 

Pasa de uva ½ taza (150 g). 

Para la cruz: 

Harina 1 taza (110 g). 

Agua ½ taza (125 ml). 

Azúcar ½ taza (115 g). 

 

Preparación Disolver la levadura en la leche tibia y dejar reposar unos 10 minutos. Colocar la harina en un recipiente y mezclar con la sal, las especias y la ralladura del limón. Formar un hueco en el centro, echar el huevo y la manteca en cubos. Batir ligeramente, añadir la leche con la levadura y mezclar. Incorporar las pasas y comenzar a amasar, a mano o con máquina, hasta conseguir una masa suave, lisa, elástica y homogénea. 

 

Formar un bollo y colocar en un recipiente limpio ligeramente aceitado, tapar con film o un paño húmedo y dejar leudar hasta que doble su tamaño. Luego, dividir la masa en unas 24 partes iguales. Formar pequeños bollos y colocarlos en una placa de horno aceitada. Batir el huevo restante con un poco de leche y pincelar con cuidado los panes. Tapar y dejar leudar hasta que doblen su tamaño. 

Precalentar el horno a 180º C. Preparar la pasta de la decoración batiendo la harina con agua hasta conseguir una consistencia ligera, colocar la preparación en una manga de repostería. Cuando los panes estén listos, pincelar de nuevo con el huevo batido, formar una cruz con la pasta sobre cada uno y hornear durante unos 20 minutos. Mientras tanto, calentar el agua con el azúcar hasta formar un almíbar. Dejar enfriar los panes sobre una rejilla y pincelar con el almíbar mientras siguen calientes. 

 

Información nutricional 

Un pan (50 g) contiene 80 calorías y 4 % de materia grasa. 

 

Reemplazos saludables 

· La mitad de la harina común por harina integral (aporta mayor contenido de fibra y vitaminas). 

· Un huevo entero por dos claras (reduce el contenido de grasa saturada animal). 

· Leche entera por leche descremada (disminuye el contenido de grasa saturada animal) o bien, leche de almendras. 

· Manteca por la misma cantidad de puré de banana (¡Atención! Que, en este caso, vamos a darle sabor a banana a los panes). 

· Azúcar común por azúcar rubia.

 

María Fernanda Cusa

Lic. en Nutrición 

MN 2300 MP 2604

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Entradas destacadas

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload

Entradas recientes

February 12, 2019

February 12, 2019

November 11, 2018